Brotación: la vid ‘vuelve’ a la vida