Enterizo, la evolución sin revolución