Enterizo blanco, el brillo mediterráneo