Cava, bueno en la copa… ¡y en el cuerpo!