Tipos de copas: el tamaño sí importa