Las viñas lloran de alegría con la llegada del buen tiempo