El cava de Requena, fiel a su cita en el Mercado de Colón