Coviñas, un año plagado de reconocimientos